Granos de arroz para la tigresa

De la publicación MIRADAS

Granos de arroz para la tigresa

Cuando habla acaricia los granos de arroz que casi rebosan de un saco de tela colocado entre botes, latas, sobres y otros abarrotes de su colorido puesto de productos en el Mercado Central de Abancay. Coge un puñado y los deja caer en el saco de nuevo, los vuelve a atrapar. Parece que ese gesto le tranquiliza, le hace estar en contacto con la tierra. Pero pronto se eleva y sueña lo que algunos considerarían una utopía pero para ella es una conquista, la defensa de los derechos de las mujeres. Cuando habla aleja la mano del arroz, la empuña suavemente y se la lleva al pecho mientras asevera que se convierte en una “tigresa” si ve una injusticia frente ellas, y, amenazante, asegura que llega a golpear a los hombres que las cometen.

Marcosa Rosario Medrano es Señora Charito para la gente de Apurímac, en la sierra del Perú. Dicen de ella que tiene un poder incuestionable frentea las autoridades y que a sus 62 años todavía le flanquea una energía infinita para luchar. Su tesis está clara: se niega a que una mujer sea violentada y para conseguirlo pone en jaque a quienhaga falta. Entre una ristra de cargos nacionales y locales, es la secretaria General de la Federación de Mujeres de la Región Apurímac y en 2013 ha recibido la Condecoración Orden al Mérito de la Mujer que otorga el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables del Perú, un galardón que le enorgullece pero cuyo título es incapaz de poner en pie. Invierte más energía en otras cuestiones. Desde 1985 trabaja defendiendo los derechos de los feriantes y también formando federaciones de mujeres e impartiendo cursos y capacitaciones de derechos y liderazgo en el Perú.

Reconoce que antes de empezar a recibir las capacitaciones facilitadas por el Centro para el Desarrollo Humano y Madre Coraje no era consciente de que tenía derechos como mujer, que en su vida imperaba una sociedad machista y alcoholizada. Pero explica que paulatinamente empezó a concienciarse, a reconocerse como igual. Insiste en que el respaldo de su marido ha sido y es fundamental en su lucha. Que le apoyó incluso cuando dejó de vender pollo y pescado porque se le malograba el producto por asistir a cursos, conferencias, reuniones, papeleos… Da gracias a Dios por ello, y piensa con lucidez que la cuestión de género no es sólo de formación femenina, sino que los hombres se deben implicar en comprender que los dos deben tener igualdad de oportunidades.

Ha logrado que se cambie un acta municipal porque no reflejaba lo tratado en una reunión a la que asistió en la que se planteaba la construcción de una casa refugio para mujeres que son víctimas de violencia machista. Tras haber conseguido motivar a sus compañeras para que no consientan que los hombres les golpeen, tras alojar a mujeres con niños que huyen de sus maridos en su casa, tras aprender, con capacitaciones y cursos de formación, que la mujer es una más, ahora tiene dos frentes abiertos: uno, el que los gobiernos hagan casas-refugio a las que ellas puedan asistir cuando dejan sus hogares, y otro, que las mujeres lleguen a la primera línea de la política.

Así, las enseñanzas que ella imparte se multiplican entre sus compañeras. Van interiorizando por qué un hombre no les tiene que pegar, por qué una hija debe recibir la misma educación que un hijo, y por qué ellas son necesarias en la política. Comparten lo aprendido, incluso en quechua.  La Señora Charito se detiene en destacar que cuando son conscientes de esos derechos se preguntan cómo es posible que no los hayan aprendido  antes.

Ya le han invitado a dar charlas en Colombia o Venezuela y reconoce sin problemas que algunas tenderas incluso le critican porque dicen que las ONG le pagan. Ella siente que piensen así, pero no decae en su lucha. Sabe cuál es su objetivo, sabe dónde está la tierra, y palpa lo que brota de ella. Los granos de arroz le dan fuerza para seguir, el coraje le asalta como a una “tigresa”, y su energía, como ella confiesa, le sale del corazón.

7

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close